Resumen

A raíz de los delitos llamados “políticos”, de los drogadictos, de las nuevas formas de conducta desviada del patrón establecido como el deber ser de la acción de los individuos (anomia), la irrupción de los especialistas en Ciencias Sociales en el campo penal y parapenal, de las guerrillas urbanas, de las guerrillas rurales, etc., una serie de sectores de las sociedades latinoamericanas han manifestado un creciente y serio interés por adecuar la ley a estos novedosos momentos por los que pasa parte del Orbe.

Este interés y esta preocupación ha calado muy hondo en la conciencia de los profesores de Derecho Penal de las Universidades latinoamericanas. Concretamente, el Código Penal Tipo Latinoamericano es una creación del cuerpo docente de la Américas Latina. Dos personas de altos vuelos en estas materias, D. Sebastián Soler y el recordado maestro D. Luis Jiménez de Asúa, constituyeron los dirigentes intelectuales, humanos y espirituales de de esta corriente por edificar un cuerpo de leyes penales conforme a los vientos que soplan por las tierras de la América Latina.