Resumen

Las economías latinoamericanas se formaron esencialmente alrededor de los productos de exportación, desde la época colonial hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial. Esta región se convirtió en el principal proveedor mundial de café, banano, cacao, estaño, nitratos y bauxita, y posteriormente se convirtió también en un importante abastecedor de caña de azúcar, aceites vegetales, carne, petróleo y diamantes.

Tales productos fueron enviados a los países industrializados del Hemisferio Norte, a cambio de aquellos productos manufacturados que la pequeña clase consumidora de esta región decidió importar. Así, -hasta 1929- en tanto que Europa y Norteamérica prosperaron, las economías latinoamericanas florecieron.