Resumen

El artículo examina críticamente –desde el plano de la ética jurídica– dos tradiciones o doctrinas contrapuestas: la primera de ellas, dicta que la acción ética de los individuos debería orientarse según ciertas reglas morales (generales y abstractas); la segunda doctrina promueve, por el contrario, un enfoque basado en la teoría de los vicios y las virtudes. Se brindan, además, diversos ejemplos ilustrativos (una suerte de catálogo o “estupidiario”) de vicios que se cometen en los Tribunales de Justicia, oponiéndole a dichos vicios unas virtudes deseables.