Resumen

La humanidad se enfrenta a su reto más difícil desde la Segunda Guerra Mundial. El virus del COVID-19 no conoce fronteras, afecta a todos los países y continentes, golpeándoles indiscriminadamente. En esta lucha contra un enemigo invisible, todos los países están luchando para evitar la propagación del virus, que está demoliendo vidas humanas y las economías; sin saber cuándo dejará de circular por el planeta. Como funcionario internacional, quisiera resumir las medidas inmediatas que experimentamos los que trabajamos para el sistema de las Naciones Unidas en Ginebra y las medidas adoptadas por el país anfitrión, Suiza. Esas medidas han permitido al sistema de las Naciones Unidas seguir funcionando y mantenerse alerta ante cualquier problema de salud en un entorno multicultural e internacional, en el que el objetivo era, es y será que la salud y la seguridad de las personas sea una cuestión de máxima prioridad y preocupación.