Resumen

Este estudio buscó establecer las características técnico-productivas del sector caprinocultor costarricense, abordando 313 productores en todo el país. Se utilizó una herramienta de diagnóstico que consideró la sociografía de los productores, las razas existentes, el manejo nutricional, reproductivo, y sanitario, la obtención y manejo de la leche, su transformación en productos derivados, su comercialización y las percepciones de los productores hacia el sector. La actividad caprina reflejó componentes multifactoriales de difícil generalización. La mayoría de los hatos se localizan en la provincia de Alajuela, y están conformados mayoritariamente por animales de la raza Saanen. Los productores son principalmente hombres, de una escolaridad media y que usualmente no están agremiados. Estos suelen recurrir a prácticas zootécnicas muy básicas que emulan sin mayor acierto las de especies mayores. El nivel educativo y la contratación de mano de obra externa, fueron los aspectos más relacionados con una mayor cantidad de animales por hato. El semiestabulado, la detección empírica del celo, la poca utilización de procedimientos reproductivos de planificación productiva, la atención del hato por parte de productor, la reconversión empírica de desechos en abono, el limitado uso de registros y el ordeño manual son prácticas muy generalizadas. Los principales productos caprinos manufacturados son respectivamente la leche cruda, pasteurizada, el queso fresco y el yogur, lo cuales se expenden a precios muy variables. Para una mayor productividad y crecimiento, el sector requiere de una mejor gestión de la información, de programas estructurados de asesoría técnica, una mayor tecnificación y una mejora del manejo zootécnico general.

Palabras clave: Sistemas caprinos, derivados lácteos caprinos, producción láctea, rumiantes menores