Resumen

El objetivo de esta revisión de literatura es analizar los factores que determinan la vitalidad de los lechones al nacimiento y los mecanismos fisiológicos que los originan. La mayor parte de la mortalidad ocurre durante los primeros 3 días de vida de los lechones y su sobrevivencia está ligada a factores relacionados directamente con el animal (por ejemplo, peso y temperatura al nacimiento), con su camada (por ejemplo, tamaño de camada y orden de nacimiento) y con la vitalidad de los lechones al nacimiento (incluyendo el tiempo que tardan en consumir calostro por primera vez). A su vez, la vitalidad de los lechones se ve influenciada por la cantidad de reservas energéticas al nacimiento, específicamente glucógeno muscular y hepático. El glucógeno durante la gestación se deposita como resultado de la circulación de glucosa en la hembra gestante, que conforme avanza la gestación se incrementa producto del desarrollo de resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina durante la gestación promueve un cambio en el metabolismo de la hembra gestante, la cual utiliza lípidos como su principal fuente de combustible metabólico. Existe variación en el grado de resistencia a la insulina entre animales gestantes, lo cual podría verse traducido en distintos niveles de vitalidad de las camadas. Por último, la incidencia de hipoxia al nacimiento no debe confundirse con una baja vitalidad de los lechones al nacimiento. En conclusión, los lechones con mayores probabilidades de sobrevivencia durante la lactancia son más vitales al nacimiento, nacieron de camadas más uniformes y tienen, en general, mayor peso y cantidad de reservas energéticas que aquellos que no sobreviven al período de lactancia. El grado de incidencia de resistencia a la insulina gestacional podría influenciar la acumulación de reservas energéticas fetales y, por tanto, aumentar la vitalidad de los lechones al nacimiento y sus posibilidades de sobrevivencia durante la lactancia.