Resumen

Este trabajo de investigación se centra en el estudio teórico y experimental del microclima urbano de la plaza Chamberí de Madrid, ciudad con una marcada Isla de Calor. Para ello, se realizaron mediciones in-situ de temperatura superficial de materiales en fachadas, pavimentos y mobiliario urbano, de temperatura seca, humedad relativa del aire y de velocidad y dirección del viento en condiciones de soleamiento y sombreamiento. Se levantó el entorno, la vegetación, arbolado y materiales de acabado en 3D para desarrollar simulaciones de soleamiento y radiación solar. Paralelamente, se registró el uso que las personas hacían del espacio urbano. Finalmente se compararon los resultados con un estudio bioclimático tradicional que serviría para definir el confort. Se concluyó que las herramientas bioclimáticas son efectivas para el diseño de espacios confortables térmicamente, siempre y cuando se creen microclimas alternativos que den opción de adaptarse al entorno. Las mediciones de campo revelan la importancia de las propiedades térmicas de los materiales y la necesidad de realizar estudios de soleamiento para la selección y localización de materiales con diversas propiedades higrotérmicas y el correcto empleo de suelos naturales, vegetación y agua. Se observa que las estrategias teóricas para alcanzar el confort definidas mediante las herramientas tradicionales, en numerosas
ocasiones, no coincide con el uso real del espacio público. Además, se detectaron notables diferencias entre los datos climáticos históricos, los de la estación meteorológica estatal más cercana y las mediciones locales. Se detecta numéricamente el efecto de Isla de Calor Urbana en la plaza, respecto al parque del Retiro.

Palabras clave: confort, microclima, diseño urbano, uso del espacio, isla de calor urbana