Resumen

Las investigaciones recientes sugieren que el manejo de los problemas intestinales es una fuente importante de preocupación para los pacientes con lesión medular y puede alterar significativamente la calidad de vida. Los síntomas gastrointestinales más comunes hallados fueron estreñimiento e incontinencia fecal, reportado por 46% y 41%, respectivamente. Distensión abdominal se reportó en un 22% y el dolor gastrointestinal (dolor abdominal, rectal o anal) fue reportado por 33% de los pacientes. No es sorprendente que los síntomas gastrointestinales estén asociados con depresión, ansiedad, y deficiencias significativas en la calidad de vida en una parte significativa de las personas con lesión de médula espinal. Dada la gravedad de estos síntomas, varios autores han argumentado que las opciones quirúrgicas invasivas, incluyendo derivaciones intestinales (colostomía o ileostomía) o la creación de un Enema Anterógrado Continente de Malone (MACE), pueden proporcionar resultados superiores para determinados pacientes con disfunción intestinal neurogénica severa después de la lesión médular. Las ventajas de la colostomía laparoscópica resaltan, particularmente, la posibilidad de evitar una laparotomía amplia con todos sus riesgos. Algunos autores reportan menor formación de adherencias después de la laparoscopia lo que reduce riesgo de obstrucción y facilita la reconstrucción del tránsito en las colostomías temporales. La ventaja indiscutible es el acceso miniinvasivo a los pacientes.

Palabras clave: Colostomía, laparoscopía, lesión medular, calidad de vida