Resumen

Entre 76% y 94% de las mordeduras de animales se deben a mordeduras de perros. Aproximadamente 8 casos de mordedura por perro al mes son ingresados en Costa Rica en los diferentes centros de salud, donde la mitad de los casos corresponden a pacientes menores de 9 años. La mayoría de heridas infectadas tienen flora mixta (aeróbica y anaeróbica), siendo Pasteurella canis el microorganismo más comúnmente aislado. Aún hay controversia en la necesidad de dar profilaxis antibiótica en todos los casos, por lo que los expertos coinciden que se debe evaluar cada caso individualmente y tratar aquellos que tengan condiciones que aumenten el riesgo de infección. Suturar una herida por mordedura de perro se ha observado que no genera un riesgo aumentado de infección y produce mejores resultados estéticos.


Se debe garantizar profilaxis contra el tétano y rabia en aquellos pacientes que no tengan su esquema de vacunación completo o en aquellos pacientes con riesgo aumentado de contraer la infección, ya sea por endemicidad del virus, principalmente rabia urbana canina o el riesgo de que el animal responsable del incidente posea la infección.