Resumen

Durante la década de 1940, las ceremonias de toma de poder en Costa Rica se
consolidan como un ritual político que permite al nuevo grupo gobernante obtener
legitimidad y notoriedad, por medio de la escenificación del poder. Asimismo, se
observa cómo estas ceremonias adquieren un carácter de celebración cívica y facilitan
el proceso de conciliación nacional tras la lucha por el control del poder político.
Palabras claves: historia, ritual político, fiestas cívicas, imaginarios políticos.