Resumen

La revuelta social del 18 de octubre, en Chile, constituyó un proceso que estremeció al país desde sus bases más profundas. Ese momento de explosión social estuvo acompañado de una igual explosión en la producción de imágenes, performances y acciones artísticas, por todo el país, que evidenciaron la profunda dimensión simbólica de las manifestaciones. En ese contexto, llama la atención la acción Museo de la Dignidad, creada por un colectivo homónimo, que interviene en las imágenes producidas por las protestas, dispuestas en los muros de la ciudad de Santiago. Estas intervenciones insertan acciones callejeras en marcos dorados y suscitan una serie de cuestionamientos importantes sobre el arte y las instituciones de la cultura, patrimonio y preservación. Este artículo pretende analizar los distintos efectos de la acción Museo de la Dignidad en la esfera pública, a partir del método del Análisis de Discurso Crítico (Fairclough, 2001). Se enfatizará el aspecto de práctica discursiva crítica que interfiere en la esfera pública (tanto artística como socialmente), lo cual produce el disenso (Mouffe, 2014; Rancière, 2009) y baraja los regímenes del arte (Rancière, 2005) en su presencia.