Resumen

Este artículo busca desarrollar una relatoría sentipensante de lo que ha implicado para el
Mitote ICDAC revisar el pensamiento de Simón Rodríguez desde dos aristas fundamentales. En primer lugar, desde sus postulados de Educación popular, los cuales eran abiertamente decoloniales en el momento de la Colonia y muchísimo antes de que se acuñara el término como matriz filosófica, el cual nos sirve como raíz y tierra fértil para re-pensar las dimensiones de lo que implica actuar desde la Universidad pública, y permite la articulación espacio posible para trabajar desde un paradigma indisciplinado ante la hegemonía del conocimiento jerarquizado. En segundo lugar, se propone pensarlo desde las prácticas artísticas como una forma de ejercer la autonarración situada, como un medio que nos faculta para hacer/pensar las preguntas que nos atraviesan como forma de estar en el mundo y con ello poder pensarlo en nuestros propios términos, ya que es una de las invitaciones fundamentales en la obra de Rodríguez.