Resumen

El paisaje sonoro de la Ciudad de México es tan rico y ecléctico que produce una cacofonía percibida como ruido por quienes la habitan y transitan. En las últimas décadas, el ruido ha sido asociado a prácticas artivistas subversivas, contrahegemónicas y de libre expresión. Este trabajo trata de dar cuenta de los avances, observaciones y reflexiones de la investigación en curso desde una mirada interdisciplinaria y con perspectiva de género tomando como caso de estudio las prácticas de creación, producción y difusión de la colectiva feminista Híbridas y Quimeras. El ruido acciona esta colectiva conformada por mujeres y disidencias, el cual crea espacios sonoro-sororos como una forma de enunciación en contra de las dinámicas patriarcales que aún se reproducen en espacios de la escena musical experimental mexicana. De esta manera, el ruido no solo es el medio, sino también el mensaje a escuchar.