Resumen

Mientras que Locke consuma una cesura en el concepto de persona que define ahora como conciencia, Leibniz reivindica la dimensión substancialista postergada sin renunciar a la dimensión consciente, llevando a cabo una síntesis entre la sustancialidad y la cons- ciencia en el mismo nivel singular propio de la persona.