Resumen

En 1686 Leibniz propuso su “solución definitiva” al problema de la contingencia. Pero las tensiones que siguió afrontando su metafísica modal evidencian la presencia de modelos alternativos de fundamentación. Así, hacia 1690, su teoría del análisis infinito debió complementarse con la tesis de la indemostrabilidad de lo óptimo.
Palabras clave: contingencia, análisis infinito, voluntad, elección de lo mejor, indemostrabilidad de lo óptimo