Resumen

El artículo examina las nociones de poder y conflicto en la obra de John Rawls. Se intenta mostrar que, si bien Rawls reconoce el conflicto, atribuye erróneamente a los individuos y grupos humanos características que pasan por alto las motivaciones que van más allá de la razón y de las ‘buenas maneras’. Su propuesta pretende despojar la praxis política de apasionamientos y fanatismos, así como establecer los procedimientos que concilien las diferencias entre doctrinas comprehensivas, sin brindar la debida importancia a las asimetrías inherentes a la dinámica del poder.