Resumen

En este artículo me ocupo de la explicación de Glezakos (2009) de por qué el puzzle de Frege no es problemático. Desde el punto de vista de Glezakos, la formulación de Frege del puzzle –¿cómo pueden oraciones de la forma a=a y a=b, si son verdaderas, diferir en valor cognitivo, si expresan el mismo contenido semántico y son verdaderas por la autoidentidad del mismo objeto?- no debería considerarse problemática, puesto que el puzzle implica circularidad, o porque, planteado neutralmente, ni siquiera puede ser formulado. En contra de esto argumento que si, como ella lo considera, la formulación de Frege es “problemática”, no lo es por la razones que Glezakos proporciona, sino porque se basa en un par de suposiciones cuestionables: las suposiciones de que i) no hay ambigüedad en cuanto a qué aspecto del signo (en su relación con el referente) es relevante para una formulación neutra del puzzle; y ii) las formas mismas de la (oración) son aquello de lo que cual uno puede aseverar, razonablemente, que difiere en valor cognitivo.
Palabras clave: puzzle de frege, valor cognitivo, individuación del nombre, formas de la oración, tipo, ejemplar