Resumen

En “¿Puede Frege formular el puzzle de Frege?”, Stavroula Glezakos argumenta que el puzzle de Frege respecto del significado cognitivo de los enunciados de identidad no tiene el estatus de un genuino problema de la semántica. El puzzle surge solamente bajo la siguiente condición: que la solución específica fregeana del puzzle sea aceptada. A partir de esto, Glezakos concluye que Frege no puede realmente formular su puzzle. Ni los no-fregeanos ni los fregeanos deberían desconcertarse por este. El propósito de este artículo es mostrar que la evaluación deflacionaria, de Glezakos, del puzzle no puede sustentarse. Se argumenta que el puzzle de Frege no se refiere al análisis semántico del lenguaje natural, como lo asumen Glezakos y Howard Wettstein, sino a la construcción de una interpretación semántica para el lenguaje de la ciencia, el cual nos permite comunicar de una manera adecuada nuestros actos y actitudes cognitivos. Así entendido, el puzzle tiene el estatus de un genuino problema, cuya solución es un problema clave de la semántica.