Resumen

Este trabajo sostiene que John Locke no posee una concepción individualista de la sociedad, que si la poseyera (lo que es falso), esto no lo enfrentaría modernamente con una concepción orgánica y que, por ello, la posición de Bobbio carece de valor epistémico positivo o heurístico y que, políticamente, el individualismo no es una categoría progresiva en las formaciones sociales modernas.