Resumen

En tanto representación escultórica y arquitectónica, el poder de convocatoria de la Poesía se despliega por medio de sensaciones tactiles o visuales, al moldelar y dar forma a un material dentro del espacio de la página. También la Poesía puede, con el lenguaje, tallar una figura humana o levantar un edificio. Yolanda Oreamuno y Eunice Odio saben manejar la proporción, la perspectiva y el volumen como hábiles arquitectas en los dos textos que ponemos en concierto, "Misa de ocho" y El tránsito de fuego, respectivamente.
Palabras clave: Yolanda Oreamuno, Eunice Odio, "Misa de ocho", El tránsito de fuego, arquitectura poética