Resumen

De una revisión de doscientos años de historia del derecho de propiedad constitucional, se coligen cambios significativos en su estructura. A partir de su inicio iusnaturalista e individualista, este derecho ha evolucionado hasta admitir el constitucionalismo social del siglo XX. El otrora derecho inherente al ser humano ha cedido terreno para mostrar otra cara sintetizada en la expresión de la constitución de Weimar: “la propiedad obliga”. Después de casi 80 años de inamovilidad, pareciera inevitable plantearse si su estructura actual demanda cambios.