Abstract

JRV-conservación.jpg


El 30 mayo del 2016 recibí un correo informándome que había sido admitida como pasante en un centro de conservación privado en la zona del Manu, Madre de Dios, Perú. Era una excelente oportunidad para desarrollar mis habilidades como bióloga de campo e introducirme al mundo de la conservación. Y así fue. Disfruté muchísimo la experiencia, adquirí valiosos conocimientos y reconfirmé que esa era la línea de carrera que quería seguir. Sin embargo, desde entonces también he podido identificar algunas de las fortalezas y debilidades que, en mi opinión, poseen algunos centros de conservación y ecoturismo.


Empezaré estableciendo que apoyo totalmente las iniciativas de conservación basadas en investigación, educación y empoderamiento comunitario. Personalmente me he visto beneficiada enormemente por trabajar en un ambiente multicultural donde, comprensiblemente, el principal idioma de comunicación es el inglés. Así mismo, colaborar con profesionales provenientes de países con una gran calidad de educación en ciencias y conservación me ha sido muy provechosa. Sin embargo, no puedo cerrar mis ojos ante algunos puntos débiles de estas organizaciones y centros de conservación.--LEER MÁS--

Keywords: ecoturismo, investigación, voluntarios, áreas naturales, idioma, bosques tropicales