Abstract

¿El uso de la bicicleta es una alternativa segura para moverse e incrementar el sano distanciamiento social? Posiblemente sí. Muchas personas amamos la bicicleta como medio de transporte y de esparcimiento. Consideramos las ventajas de viajar de forma independiente y luchamos por el pleno reconocimiento de nuestros derechos en este binomio persona-vehículo. No era de esperarse que el uso de la bicicleta se hiciera eco como una alternativa en movilidad urbana que respeta el sano distanciamiento para reducir riesgos de contagio en tiempos del nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Sin embargo, la pregunta surge: ¿la alternativa es conveniente?