Abstract

Un nuevo virus nos ha obligado a reducir nuestra interacción social y a permanecer en nuestras casas el mayor tiempo posible. Sin embargo, esta estrategia de aislamiento social no es exclusiva de los humanos, sino que más bien es una estrategia adaptativa utilizada desde hace milenios por organismos unicelulares.