Abstract

Los centros de rescate que albergan fauna silvestre, se han visto afectados económicamente por la pandemia del COVID-19, al depender principalmente de ingresos económicos procedentes de visitantes y voluntarios extranjeros. La mayoría de los animales que albergan estos centros han sido rescatados del tráfico y tenencia ilegal, muchos de ellos en condiciones difíciles de creer. Después de pasar un periodo de rehabilitación, deberían estar listos para ser liberados a la vida silvestre ¿no? ¿Es tan simple como se lee?


Foto+1.jpg