Abstract

El COVID-19 se ha expandido a casi el 100% del planeta, dejando sus huellas no sólo sobre los seres humanos que han padecido la enfermedad; de manera silenciosa los ambientes acuáticos ahora también son afectados.


ONG+Oceans+Asia.jpg