Abstract

El alarmante declive de las poblaciones de invertebrados fue pasado por alto durante años, pese a ser este, un indicativo de la grave afectación que están sufriendo nuestros ecosistemas. La desaparición de los invertebrados conllevaría a la extinción de todas las formas de vida complejas conocidas, sin descomponedores ni polinizadores el planeta experimentaría una catástrofe. Aún está en nuestras manos investigar las causas de este y frenarlo antes que sea demasiado tarde.


1_(6).jpg