Abstract

Por su fragilidad, los pterosaurios casi solo fosilizaron cerca del agua, lo que nos ha llevado a reconstruir incorrectamente su comportamiento y ecología. También existe la idea de que faltan fósiles para saber más de ellos, pero estamos muy lejos de extraer toda la información que hay en los fósiles ya disponibles. Un nuevo enfoque nos permite una reconstrucción más realista dejando atrás ambos errores: usando convergencias conocidas, se puede generar hipótesis evaluables con los fósiles actuales. Esto abre una enorme oportunidad para quien desee generar avances en el estudio de estos animales espectaculares.


Imagen2.jpg