Abstract

Desde el inicio de la estación seca del 2004 hasta la estación lluviosa de 2005, se llevó a cabo una investigación, con el objetivo de determinar la diversidad, abundancia y patrones de distribución de las comunidades de peces de agua dulce del río Grande de Térraba. El muestreo de peces se llevó a cabo utilizando una combinación de artes de pesca, entre ellas las redes agalleras, redes finas y observaciones visuales. Fueron recolectadas 33 especies, 14 familias y 26 géneros en las cuatro estaciones. Se capturaron 984 ejemplares para una biomasa de 147 410.9 g. La mayoría de las especies son carnívoras (48%), 33.3% son omnívoras y 12% detritívoras y sólo dos especies son herbívoras. La especie con mayor abundancia relativa (56.5%) y biomasa (53.7) fue la machaca (Brycon behreae). Aunque la lista de especies de peces en el río Térraba parece razonablemente completa, el conocimiento sobre los patrones ictiogegráficos es superficial. El principal componente comunitario son los peces de agua dulce secundarios con 17 especies estuarinas y una especie introducida (tilapia O. niloticus). Nueve especies son registradas por primera vez. El índice de diversidad H' varió de 2.32 (El Brujo) a 1.67 (Coto), un patrón similar se encontró para los otros índices aplicados. Muchos de nuestros resultados fueron similares a los de previos estudios sobre distribución de peces de agua dulce en otras zonas, sin embargo no se encontró correlación significativa entre la distribución de especies y las variables ambientales. Se hipotetiza que la profundidad, velocidad del agua y atributos geomorfológicos son las variables físicas que influencian la distribución de peces. Los resultados de este estudio difieren de la tendencia de que la riqueza de especies se incrementa desde la parte alta hacia la boca del río, esta condición se atribuye a dos actividades humanas(descarga al canal principal de desechos de los cultivos de piña y sedimentos contaminados). Estas actividades podrían ser, en el futuro, una amenaza real sobre los peces y otros organismos acuáticos. Se deben estudiar otros aspectos de la historia natural de los peces de la zona, tales como crecimiento, competencia, depredación, organización comunitaria y los factores físicos y/o bióticos relacionados con la distribución ictiofaunística.