Resumen

Uno de los grandes vacíos historiográficos sobre Venezuela es el que corresponde a las migraciones de origen asiático. De ellas, la china, inició a mediados del siglo XIX y aunque de presencia marginal en comparación con otras experiencias latinoamericanas como la brasileña, peruana o mexicana, su importancia comenzó a aumentar con la nueva centuria. No exentos de dificultades, los hijos del Imperio del Centro tuvieron que enfrentar la legislación que les impedía permanecer en el país, persecución de las autoridades y orfandad de representación diplomática que los defendiera. Pese a ello, los que lograron quedarse emprendieron distintas actividades económicas en un territorio que los acogió con desconfianza. El otro aspecto conexo, es que tal inmigración propició el interés del gobierno chino por establecer relaciones con la nación sudamericana, formalizadas en 1943. Son estos los motivos que nos animan a reflexionar sobre la inmigración china a Venezuela.

Palabras clave: Venezuela, China, inmigración, legislación venezolana, relaciones diplomáticas