Resumen

A finales del siglo XVIII en la ciudad de Caloto (actual departamento del Cauca,
en el suroccidente colombiano), un importante caso de hurto involucró a un grupo de
cerca de doce afrogranadinos, esclavizados y libres, quienes mantuvieron un vínculo
constante durante años para hurtar ganado y otros objetos a los vecinos de la
jurisdicción, hasta su arresto en 1799. El hecho que desencadenó su captura fue el hurto
de una res cuyo dueño, Cristóbal Manzano, halló el rastro del animal y de sus ladrones y
los persiguió hasta llegar a un rancho, donde halló a tres negros y dos negras tasajeando
la carne. Al ver al dueño, los ocupantes de la casa huyeron, mientras que él y su sobrino
recogían los restos del animal. Entonces, dos de los hombres regresaron y atacaron a
pedradas y cuchilladas a Manzano y a su acompañante, causándoles serias heridas que
después desencadenarían su muerte. El caso conmocionó a las autoridades, quienes
iniciaron la persecución de los responsables del delito, dos esclavizados huidos
llamados Feliciano y Lauro, así como de sus cómplices. Con ello, desintegraron una
agrupación de más de diez personas que se dedicaban de manera permanente al hurto de
ganado.

Palabras clave: historia, esclavitud, ganado, delincuencia, procedimiento legal