Resumen

Una vez iniciado el proceso de selección, los diferentes candidatos elevaban al Concejo
una petición, en la que defendían la idoneidad de sus personas y curriculum de acuerdo al perfil
de la plaza a la que optaban, llegando incluso, en ocasiones, a adjuntar una relación de méritos a
la súplica.
Los pretendientes pueden clasificarse en dos grandes grupos conforme a su categoría,
experiencia y formación profesional, a saber, los que provienen del campo de la jurisprudencia
(mayormente abogados de los Reales Consejos) o los que desempeñan cargos dentro del Concejo
(regidores, asesores de corregidor y mayordomos de propios).

Palabras clave: concejo de Madrid, Fernando VI, procurador general