Resumen

La correcta ejecución de los recursos incluidos en los presupuestos públicos pasa inexorablemente por comprender primeramente el esquema planificador del desarrollo nacional, el cual debe constituirse a la luz de las dimensiones política, administrativa, jurídica y conceptual que dan sustento y forma al mismo. Bajo esas consideraciones, cualquier evaluación que se haga estaría distorsionada y no agregaría valor al mejor uso que se haga de los limitados recursos presupuestarios públicos, si no se logran comprender dichas dimensiones y, correlativamente, activar la serie de mecanismos y acciones de dirección gubernativa que permite la Constitución Política y la serie de normas vigentes. Por lo tanto, la consecución del desarrollo nacional podrá cristalizarse siempre y cuando los Poderes Ejecutivo y Legislativo tengan una clara noción de lo anterior y pongan a funcionar sus capacidades de dirección política y control político, respectivamente.