Resumen

Este artículo pretende analizar la regulación en los textos constitucionales cubanos de 1901, 1940 y en los Estatutos Constitucionales del Gobierno de Fulgencio Batista de 1952, así como en sus leyes complementarias, de la inscripción en el registro electoral. En vista de esto, analizaremos los diferentes sistemas empleados para la inscripción de los electores, mientras que veremos cómo se va desarrollando la institución del registro, a causa del fortalecimiento de todo el marco legal e institucional que sobre el mismo se va configurando, paulatinamente, durante esta etapa. Además, podremos apreciar como en determinado momento de nuestra historia esta institución fue corrompida en su cometido político-social, tornándose en una herramienta de la corrupción político-administrativa imperante en el país, para la comisión de fraude electoral.

Este artículo pretende dar una panorámica acerca del contenido del principio de confiabilidad en materia registral, específicamente, en sede del registro de electores. Abordaremos las implicaciones que dicho principio tiene para la información que es manejada por los registros electorales, así como las medidas que pueden desarrollarse con el objetivo de lograr niveles cada vez más altos de confiabilidad. En este sentido, expondremos experiencias que se basan fundamentalmente en la utilización de la biometría y en el fortalecimiento del registro civil, como sustento, este último, de un registro electoral eficiente teniendo en cuenta la relación natural que existe entre ambos. Además, ofreceremos un análisis detallado de los puntos de ruptura del registro de electores cubano con el citado principio, con el objetivo de analizar la experiencia de Cuba en este sentido. Por último, expondremos algunas ideas generales que pudieran contribuir al perfeccionamiento del registro electoral cubano.

Palabras clave: principio de confiabilidad, registro electoral, registro civil, biometría, registro de electores cubano