Resumen

Frente a otras aproximaciones a la idea de tolerancia en los comienzos de la modernidad, centradas en la reivindicación de una libertad religiosa o de culto y, por ende, en la separación de iglesia y Estado, Leibniz presenta un concepto positivo y complejo de tolerancia, que combate el relativismo a la vez que señala sus límites. La complejidad del planteamiento de Leibniz hace que su pensamiento cobre una gran actualidad, pudiendo contribuir a arrojar luz a los planteamientos jurídicos y ético-políticos de las sociedades contemporáneas.