Resumen

Incentivar el mejoramiento de capacidades individuales y la inversión en procesos de formación, profesionalización o actualización profesional por parte de la organización resulta en una apuesta a la mejora del desempeño, a la eficiencia administrativa y de obtención de mejores resultados. Tanto organizaciones públicas como privadas han incorporado la administración de la educación no formal (por medio de planes de capacitación) como estrategia para la mejora de la productividad, la eficiencia en la atención del público, el cumplimiento de objetivos y metas en mayor o menor grado.

La elaboración de planes de capacitación, si bien es un requisito solicitado por parte de la Contraloría General de la República (CGR) a las municipalidades, no es hoy una práctica generalizada. Mediante la definición de los conocimientos, las actitudes y las habilidades necesarias para llevar a cabo cada una de las funciones definidas en una herramienta de gestión administrativa como el manual de puestos, se establecen las prioridades de capacitación y fortalecimiento del recurso humano en una municipalidad de desarrollo medio como la del cantón de Aserrí. Lo anterior, se plantea como modelo alternativo a la práctica actual existente no solo en Aserrí sino en otras instancias municipales, donde la definición de la capacitación resulta de procesos poco o nada planificados. La investigación se lleva a cabo durante el segundo semestre del 2012 y presenta resultados importantes en términos de la metodología y estrategia necesaria para el diseño de un plan de capacitación.