Resumen

La internet y las redes sociales han transformado las maneras en las que se realiza el proceso comunicativo actualmente. Un ejemplo de ello se vislumbra cuando Cross (2007) afirma que “la Red permite que personas de todo el mundo estén conectadas a una escala sin precedentes en la historia de la humanidad” (p. 176). De este modo, la manera en que el ser humano se relaciona con sus pares y con el contexto en el que habita, así como la forma de buscar y apropiarse de la información y, por supuesto, el estilo de aprendizaje ha cambiado y se está viendo fuertemente condicionado por las novedosas formas de interacción y producción que la internet proporciona para el trabajo colaborativo y significativo.


El Facebook y otras redes sociales forman parte importante en el diario vivir de los alumnos. No es un secreto que ellos utilizan estas redes (en las que además confían y se apoyan) como medio para mantenerse al tanto de lo que sucede a su alrededor y alrededor del mundo entero, por lo tanto, es importante explotar la riqueza que poseen dichas webs, pues se enfocan hacia la preocupación por las problemáticas sociales y la comunicación entre pares. Siendo así que cada día exista mayor necesidad por la velocidad de la descarga de datos en internet, el carácter intuitivo de las aplicaciones y la versatilidad de estas en relación con la sustentación de los deseos del usuario.


El análisis de textos literarios griegos, el acercamiento a la cultura griega, en general, y sus aportes para nuestra época involucran participación, interacción y, sobre todo, una comunicación asertiva. Si el uso que los estudiantes le dan a las redes sociales es enfocado con dichas finalidades, es decir, para que se comparta información (contenidos, vídeos, fotografías, entre otros), para que se apoye en los conocimientos y demás aportes de los compañeros, en fin, para comunicarse, la idea de integrarlas en el contexto áulico como entornos o mecanismos de interacción virtual (o digital) podría ofrecer resultados efectivos para el desarrollo del proceso de enseñanza y aprendizaje.


De este modo, al utilizar Facebook, como herramienta didáctica, se tiene la posibilidad de incorporar el aula, y los contenidos impartidos durante las lecciones, al contexto cotidiano de los estudiantes, es decir, a la vida real, tal como Herrera (2012) lo manifiesta cuando señala que, por medio de las redes sociales, a los seres humanos se les ha permitido trascender las barreras (romperlas si es necesario), entre los contextos de aprendizaje y espacios de práctica real.