Resumen

El presente texto aborda dos de las principales perspectivas desde las que se trabaja en el psicoanálisis, el tema del olvido. La primera, desde una óptica más tradicional, en donde el olvido toca aspectos como la repetición, la compulsión a la repetición y la rememoración; y la segunda perspectiva, que atiende a la propuesta de Allouch (1999), quien afirma que el psicoanálisis en lugar de traer al presente aquello que no ha podido olvidarse, debería posibilitar el olvido de aquello que ocasiona angustia en la persona. Como síntesis de ambas propuestas, se esboza la posibilidad de hacer del olvido un arte, tal y como Fromm (1977) planteó el amar como un arte.