Resumen

Este artículo analiza los resultados de una investigación curricular realizada en Nicaragua, en el período 2018-2019 y en la modalidad regular, provisto por el Ministerio de Educación de Nicaragua y gestionado por las escuelas normales, que otorga el título de Maestro de Educación Primaria y que se cursa simultáneamente con la secundaria a partir del noveno grado. El propósito fue contrastar lo que la evidencia teórica marca como necesario saber y poder hacer para enseñar a leer y escribir en educación inicial, y el contenido del plan de formación del profesorado de Educación Primaria. La metodología responde a un enfoque cualitativo que se basó en el mapeo del currículo, entrevistas a docentes formadoras y en formación y observaciones de clases de las asignaturas relacionadas con las dimensiones sobre desarrollo infantil, contenidos sobre lectoescritura inicial y evaluación. Entre sus principales resultados, se destaca que existe una alineación parcial e insuficiente del contenido del currículo en relación con la evidencia. Se detectaron brechas relacionadas con la carencia de contenidos, bibliografía y tiempo con respecto a la necesidad real de la formación. También se encontró que en muchas líneas lo prescrito es diferente a lo implemento debido al contexto y las experiencias individuales e institucionales de las docentes formadoras. La investigación concluye que se están evadiendo ámbitos clave para asegurar los procesos de aprendizaje de la lectoescritura inicial. No se está considerando los aportes de la evidencia teórica en el plan de formación inicial docente, y no se cuenta con el tiempo suficiente para la enseñanza y la práctica sobre lectoescritura inicial.

Palabras clave: investigación curricular, lectoescritura inicial, formación inicial docente, escuelas normales, Ministerio de Educación Pública