Resumen

Desde inicios republicanos los distintos espacios territoriales que alcanzaron su

independencia, política y administrativa de la Corona española, debieron emprender fórmulas

políticas, sociales y culturales con las que intentaron definir los atributos de los nuevos territorios

ahora soberanos e independientes. Está claro que este cometido se hizo en estrecha confrontación

con la España monárquica. La necesidad por mostrar rasgos de particularidad y excepcionalidad

encontró en los distintos letrados, publicistas y académicos, el vaso comunicante entre éstos

y un público lector al que se buscaba convencer acerca de la nueva estética por construir. No

se trató de una realidad devenida inevitablemente. La opción por la patria, el territorio y la

nación fue la que se hizo hegemónica en el período posindependentista, ante las proposiciones de

confederación dejadas de lado por parte de las elites que tomaron las riendas del poder político

en este tiempo.

Al romper lazos administrativos y políticos con la monarquía absoluta, el requerimiento

narrativo navegó por las procelosas aguas de la construcción del pueblo y una nueva ciudadanía.

Al lado del reconocimiento del ejercicio ciudadano para todos, tal como quedó establecido en la

constitución venezolana de 1811, se agregó el de un conjunto de relaciones culturales arraigadas

desde los tiempos coloniales. Relaciones en las que la negación del otro, el mestizo, marcaron el

destino del excluido, jurídica y culturalmente justificadas, en los tiempos de la modernización de

la Hispanoamérica decimonónica.