Resumen

Una vez consumada la ruptura del nexo colonial existente entre los países latinoamericanos

(específicamente Venezuela) y la corona española, los sectores dirigentes se dedicaron a la labor

de organizar espacialmente sus territorios. Venezuela una vez superada la cruenta guerra de

emancipación, no se consideraba así misma como unidad territorial, producto del intenso proceso

de mestizaje ocurrido en el territorio; y también, debido a que, en el país se encontraban muchos

descendientes directos de colonizadores.

Muchos fueron y continúan siendo los caminos y estrategias trazadas para unificar la

sociedad venezolana como vías de comunicación, mejoras en el terreno urbano, políticas

gubernamentales. Es precisamente durante las cuatro primeras décadas que el estado nacional

impulsa serias y decidas acciones para el ordenamiento urbano y espacial; el cual se venía

realizando por acciones espontáneas y de privados que no consideraban una totalidad; sino que

se basaban y atendían parcialidades.

Estas propuestas debían atender el rápido incremento demográfico evidenciado en la

población nacional, procesos migratorios de campo a la ciudad, el déficit habitacional, la llegada

del automóvil a la dinámica urbana y hondos problemas sanitarios.

Son muchas las medidas tomadas y por distintos personajes del acontecer político,

teniendo como resultado la presentación del único plan de desarrollo urbano para la ciudad capital

denominado el Plan Rotival a causa de su propulsor. En las siguientes líneas se desarrollara las

ideas antes expuestas y los aspectos que condicionaron su aplicación.