Resumen

En 1945, en las estaciones de radio costarricenses se escucharon múltiples melodías, algunas nacionales y otras provenientes del extranjero. La mayoría de estas canciones tenían grandes dosis de erotismo, sensualidad y lascivia. Otras tonadas presentaban una forma particular de observar el
amor, el matrimonio, la amistad y la vida. En no pocas cosas ocasiones esas percepciones fácilmente pasaban a convertirse en disidentes con respecto al orden social imperante.