Resumen

La prueba Goodenough-Harris (Harris, 1963) es un instrumento reconocida mundialmente para evaluar la madurez intelectual de niños entre 5 y 15 años de edad, debido a que está relativamente libre de efectos culturales (Weis, 1981; Atlas y Miller, 1992; Bensur y Eliot, 1993; Chappell y Steiz, 1993). La objetivodad y confiabilidad de la prueba, medidas en niños costarricenses, fueron reportadas por Ceciliano y Woodburn (1988).

Este instrumento consiste en dibujar dos figuras humanas: un hombre y una mujer. Se califica el número de partes del cuerpo incluídas, conjuntamente con otros elementos como la calidad de la línea, la proporción de las partes y la ubicación de ellas. El puntaje máximo del dibujo del hombre es 73, mientras en el de la mujer es 71. Los índeces de clasificación toman en cuenta el género y la edad del niño para cada dibujo. El puntaje de cada dibujo se convierte en una calificación estándar, mediante un sistema de equivalencias incluído con la prueba. Luego se calcula el promedio de las dos calificaciones, para obtener la estimación de MI (Madurez intelectual).