Resumen

La educación, pilar del desarrollo humano y social de nuestro país, debe transformarse y para ello es indispensable continuar capacitando a los formadores a lo largo de su vida profesional. Los estudiantes tienen derecho a la calidad, al bienestar y a no aburrirse con metodologías inapropiadas. La comunicación y las nuevas tecnologías informáticas exigen y posibilitan una dinámica diferente donde lo lúdico-creativo está llamado a convertirse en una estrategia de conocimiento fundamental. El artículo, que parte de un trabajo en equipo desde la Vicerrectoría de Acción Social de la Universidad de Costa Rica, se adentra en lo conceptual, analiza tanto un programa interuniversitario así como los Talleres lúdico-creativos, y propone una nueva etapa de formación.
Palabras clave: Educación, lúdico-creativo, capacitación, placer