Resumen

El presente texto trata acerca de las concepciones teológicas del filósofo judío-alemán Walter Benjamín. Sostenemos que tales teorías condicionan su concepción del mundo y que, en conjunto, el planteamiento de dicho autor, materialista mesiánico, es el más claro ejemplo de la posibilidad de conexión entre religiosidad monoteísta y pensamiento crítico-libertario. Si con el paso de los años, se le ha considerado como un autor “heterodoxo” derivado de la Escuela de Frankfurt, cabe preguntarse si su interpretación viviencial del marxismo, dada su condición marginal de judío en la Europa de entreguerras, no es más auténtica que interpretaciones puramente especulativas que precisamente al prescindir del factor social, le quitan al marxismo, el principal rasgo de su materialismo: el ser una doctrina experimentada en carne propia por quien la teoriza y no ser sólo un formulismo abstracto, desprovisto de fundamento real y concreto. En tiempos como éstos (siglo XXI) y en lugares como éste (Latinoamérica) debemos interrogarnos por cuan vigente, es un discurso crítico surgido de la marginalidad, de la precariedad y de la desesperación ante la presencia de la muerte y la abominación. Reflexionando desde el dolor, se tiene cabal comprensión de aquello que no debe repetirse y pensando desde la injusticia puede comprenderse la necesidad de la redención y liberación.