Resumen

En las dos últimas décadas, el fenómeno de la deuda externa se ha agravado y es tal la magnitud de la crisis que nos encontramos ante nuevos desafíos.

El recurso al crédito en los organismos internacionales y en los bancos comerciales, las crisis energéticas de 1974 y 1979, la caída de los precios de las materias primas, el flujo de los "petrodólares", los programas de crecimiento demasiado ambiciosos, y otros aspectos, han colocado a estos países ante el endeudamiento masivo. El problema se complicó cuando los países industrializados tomaron medidas proteccionistas y aumentaron las tasas de interés. Los países deudores se encontraron ante una dura realidad: no eran capaces de pagar ni siquiera los intereses. Una alta dosis de corrupción e irresponsabilidad -pública y privada- ha complicado el problema en los países deudores. Estos se encuentran en una especie de círculo vicioso: para cumplir sus obligaciones tienen que transferir a sus acreedores, de modo creciente, los recursos que deberían ser destinados al consumo y a las inversiones internas.

Palabras clave: deuda, externa, latinoamericana, soluciones