Resumen

El hospital gozaba de la misma arquitectura de las barracas y las viviendas de gamonales en las compañías bananeras para el calor de las zonas costeñas, solo que a casi tres mil metros sobre el nivel del mar; igual que el Ejército de Salvación, un par de cuadras hacia el este