Resumen

Ocurrida una catástrofe, parte de la población impactada debe desplazarse desde sus hogares, hacia refugios o albergues. Para garantizar los servicios esenciales en el albergue, es necesario conocer el tamaño de la población que en él permanece, sabiendo que será un número aleatorio y que responde principalmente a las tasas de llegada y partida de las personas. Dado que las llegadas y salidas se pueden visualizar como un proceso de nacimiento y muerte, se ha pensado emular esta situación haciendo uso de las secuencias que se derivan de dos conceptos muy sencillos: los Dígitos decrecientes y el Modelo A, B, C. El aporte de este trabajo se traduce en objetivo del mismo: Mostrar como se puede hacer uso de las secuencias derivadas del Modelo A, B, C y los Dígitos decrecientes, para obtener estimados de la población que permanece en un albergue, como consecuencia de una catástrofe.