Resumen

En la carrera de Antropología se han utilizado las giras, tanto en cursos prácticos del eje metodológico, como de cursos teóricos del eje sustantivo. Su implementación en el marco de un curso no siempre es avalada por el profesorado o por el estudiantado, pues para algunos son un paseo y pérdida de tiempo y recursos institucionales. En esta ponencia me enfocaré en las giras, concebidas como un viaje que no es ni excursión ni turismo. Mi propuesta es concebir las giras como una herramienta que complementa la docencia y a la vez, puede facilitar la enseñanza de la investigación. La importancia de las giras la cifro por su valor al cumplir diferentes funciones: como un recurso didáctico, como facilitador del aprender a investigar y como apoyo informativo para diferentes proyectos gestionados por otras entidades públicas, privadas y comunitarias. No obstante, realizar una gira no es algo fácil, pues no se trata de montarse en una microbús y salir al campo. Más allá de las posibilidades financieras de la unidad académica de la Universidad, se deben cumplir algunos trámites administrativos. La fase de planificación de la gira, tiene una serie de requerimientos: su pertinencia con uno o varios contenidos del curso; la fecha de ejecución y contactos previos. La persona docente debe pasar a cumplir otros roles, más allá de las actividades del aula, por lo que debe armarse de ciertas habilidades, con el fin de que la gira sea de provecho para los y las estudiantes y, en un plazo no lejano, para la comunidad visitada. En esta ponencia se exponen tres experiencias de giras realizadas en distintos cursos, distintos contextos y regiones del país, cuyos informes tuvieron distintos destinos y aplicaciones.
Palabras clave: investigación, enseñanza, giras, viajes, planificación, trabajo de campo, conocimiento, contacto intercultural