Resumen

En este artículo se analiza el planteamiento de la teoría de conjuntos en detrimento de la
noción de totalidad, como un medio para eliminar la división entre filosofía continental y
la filosofía analítica. Además, se explica la actual implementación del conjunto vacío (Ø),
como moda epistemológica en un sector de las actuales ciencias sociales y las humanidades,
lo cual tiene como fin la construcción de un paradigma epistemológico que no solo
muestra el agotamiento de la filosofía europea, sino que también produce ciencias incapaces
de comprender la realidad y al contrario, crean discursos abstractos que legitiman
patrones de consumo y políticas autoritarias.